¿QUÉ ES EL APRENDIZAJE COOPERATIVO?

Podemos definir el aprendizaje cooperativo como el uso didáctico de
equipos reducidos de alumnos, generalmente de composición heterogénea en
rendimiento y capacidad, aunque ocasionalmente pueden ser más homogéneos,
utilizando una estructura de la actividad tal que asegure al máximo la participación
equitativa (para que todos los miembros del equipo tengan las mismas oportunidades de
participar) y se potencie al máximo la interacción simultánea entre ellos, con la
finalidad de que todos los miembros de un equipo aprendan los contenidos escolares,
cada uno hasta el máximo de sus posibilidades y aprendan, además, a trabajar en
equipo.
De la definición que acabamos de hacer, podemos destacar los siguientes aspectos:
Los miembros de un equipo de aprendizaje cooperativo tienen una doble
responsabilidad: aprender ellos lo que el profesor les enseña y contribuir a que lo
aprendan también sus compañeros de equipo.
Y el profesorado utiliza el aprendizaje cooperativo con una doble finalidad: para que
el alumnado aprenda los contenidos escolares, y para que aprenda también a trabajar
en equipo, como un contenido escolar más. Es decir, cooperar para aprender y
aprender a cooperar
No se trata de que los alumnos de una clase hagan, de vez en cuando, un “trabajo en
equipo”, sino de que estén organizados, de forma más permanente y estable, en
“equipos de trabajo” fundamentalmente para aprender juntos, y, ocasionalmente, si
se tercia, para hacer algún trabajo entre todos.
El aprendizaje cooperativo no es sólo un método o un recurso especialmente útil
para aprender mejor los contenidos escolares, sino que es, en sí mismo, un contenido
curricular más que los alumnos deben aprender y que, por lo tanto, se les debe
enseñar.
Última modificación: martes, 28 de enero de 2014, 11:45