Principios fundamentales de la cooperación: INTERDEPENDENCIA POSITIVA

Los docentes se engañan a sí mismos si piensan que basta con decir "trabajen juntos", "cooperen" o "sean un equipo" para crear esfuerzos verdaderamente cooperativos entre sus alumnos. Existe una disciplina que es necesaria para establecer la cooperación. Los principios necesarios para estructurarla no son simplemente una serie de elementos que caracterizan a los buenos grupos, sino que constituyen un régimen que, si es seguido rigurosamente, producirá las condiciones necesarias para que haya cooperación. Los grupos de aprendizaje cooperativo son escasos porque los docentes (y los alumnos) buscan atajos para alcanzar trabajos colectivos de calidad y dan por sentado que los grupos tradicionales servirán para hacerlo. Al igual que aquellos que quieren adelgazar sin hacer dieta, buscan alternativas sencillas en vez de recurrir a la aplicación disciplinada de los principios básicos necesarios para que los grupos resulten eficaces.

Los principios básicos de la cooperación no son algo novedoso para la mayoría de los docentes. Ya tienen una idea bastante aproximada de ellos, pero el potencial de los grupos de aprendizaje se suele perder porque los docentes no aplican lo que saben de manera disciplinada. Los componentes esenciales de los esfuerzos cooperativos eficaces son: la interdependencia positiva, la interacción promotora cara a cara, la responsabilidad individual y grupal, el uso adecuado de las habilidades sociales y el procesamiento grupal.

La interdependencia positiva: "Nosotros" en vez de "yo"

En un partido de fútbol, el jugador que hace un pase y el que lo recibe son positivamente interdependientes. El éxito de uno de ellos depende del éxito del otro. Los dos son necesarios para completar el pase. Uno no puede tener éxito sin el otro. Ambos tienen que desempeñarse competentemente si quieren alcanzar el éxito. Si uno de ellos falla, ambos fracasarán.

La disciplina del uso de los grupos cooperativos comienza con la estructuración de la interdependencia positiva (véanse Johnson y Johnson, 1992 a; 1992 b). Los integrantes del grupo tienen que saber que "se salvarán juntos o juntos se hundirán". La interdependencia positiva exige que los integrantes de un grupo se arremanguen y trabajen juntos para alcanzar algo más allá del éxito individual. Deben comprender que tienen dos responsabilidades: aprender el material asignado y asegurarse de que todos sus compañeros también lo aprendan

Cuando la interdependencia positiva se comprende claramente, se hace evidente que el esfuerzo de cada uno de los integrantes resulta indispensable para el éxito del grupo (es decir, que no puede haber "polizones") y que cada integrante tiene un aporte personal y único para hacer al esfuerzo conjunto, por sus propios recursos o por su papel y las responsabilidades de la tarea (es decir que no puede haber holgazaneo social).

La estructuración de la interdependencia positiva exige tres pasos. 

El primero es asignarle al grupo una tarea clara y comprensible. Sus integrantes tienen que saber qué se supone que deben hacer. 

El segundo paso consiste en estructurar la interdependencia positiva de los objetivos, de manera tal que todos estén convencidos de que pueden alcanzar sus objetivos si y sólo si sus compañeros logran los propios. En otras palabras, que sepan que no pueden tener éxito a menos que lo tengan también todos sus compañeros de grupo. La interdependencia positiva de objetivos asegura que el grupo esté unido en torno aun objetivo común, una razón de ser Concreta: "aprende los materiales asignados y asegúrate de que todos los integrantes de tu grupo también los aprendan" .

La interdependencia positiva de objetivos puede estructurarse informando a los miembros de un grupo que todos son responsables de lo siguiente:
1. Todos deben alcanzar una calificación mínima en las evaluaciones individuales.
2. Todos deben mejorar su rendimiento con respecto a las evaluaciones anteriores.
3. La calificación general del grupo (determinada por la suma de las calificaciones individuales de sus integrantes) debe superar un criterio específico.
4. El grupo debe realizar un producto (o conjunto de respuestas) exitoso.

Los individuos aportarán más energía y esfuerzo a objetivos significativos que a otros triviales. El hecho de ser tan responsable del éxito del otro como del propio otorga a los esfuerzos cooperativos un sentido que no se encuentra en las situaciones competitivas e individualistas. Por lo tanto, los esfuerzos de cada integrante del grupo no sólo contribuyen a su propio éxito, sino también al de sus compañeros. Cuando lo que hacen tiene sentido, las personas comunes se esfuerzan de maneras extraordinarias. La interdependencia positiva de objetivos da sentido a los esfuerzos grupales.

El tercer paso consiste en complementar la interdependencia positiva de objetivos con otros tipos de interdependencia positiva
El festejo o la valoración de la interdependencia se estructura cuando cada integrante del grupo recibe la misma recompensa tangible por completar con éxito una actividad conjunta (por ejemplo: si todos los integrantes del grupo obtienen una calificación superior al 90% en una prueba, cada uno de ellos obtendrá puntos extra) o cuando los integrantes de un grupo festejan juntos su éxito. Los festejos habituales de los esfuerzos y los éxitos grupales mejoran la calidad de la cooperación. Si se quiere que los alumnos deseen trabajar en grupos cooperativos y disfruten haciéndolo, es necesario que sientan que sus esfuerzos son apreciados y que se los respeta como individuos. Por lo tanto, los esfuerzos de los alumnos para aprender y estimular el aprendizaje de los demás deben ser observados, reconocidos, valorados y festejados. El festejo de los esfuerzos individuales y de los éxitos grupales involucra la estructuración de la interdependencia de recompensas

Algunas formas de estructurar esta interdependencia incluyen:
1. Festejar el éxito conjunto cuando todos los alumnos alcancen el criterio establecido.
2. Agregar puntaje extra a las calificaciones académicas de cada integrante de un grupo cuando todos hayan alcanzado el criterio o cuando el puntaje del grupo lo alcance.
3. Otorgar recompensas no académicas (más tiempo libre, recreos más largos, golosinas, etc.) cuando todos los integrantes de un grupo alcancen el criterio.
4. Otorgar una única nota grupal por los esfuerzos combinados de los integrantes del grupo. (Esto debe hacerse con cautela, hasta que todos los alumnos (y sus padres) estén familiarizados con el aprendizaje cooperativo.)


Última modificación: lunes, 17 de febrero de 2014, 21:04