Principios fundamentales de la cooperación: LA RESPONSABILIDAD INDIVIDUAL

La disciplina en el uso de los grupos cooperativos incluye la estructuración de la responsabilidad grupal e individual. Existe responsabilidad grupal cuando se evalúa el desempeño general del grupo y se devuelven los resultados a todos sus integrantes para compararlos con una norma de desempeño; y hay responsabilidad individual cuando se evalúa el desempeño de cada integrante y se le devuelven los resultados tanto a él como a su grupo para compararlos con una norma de desempeño y cada uno es responsable ante sus compañeros por aportar su parte al éxito del grupo. Sobre la base de la realimentación recibida es posible: reconocer, valorar y festejar los esfuerzos por aprender y contribuir al aprendizaje de los demás; proporcionar remedio inmediato mediante la ayuda o el estímulo necesarios y reasignar responsabilidades dentro del grupo para evitar esfuerzos innecesarios de sus integrantes.

El propósito de los grupos cooperativos es hacer que cada uno de sus integrantes sea un individuo más fuerte por sí mismo. La responsabilidad individual es la clave para asegurar que todos los miembros del grupo se vean reforzados por el aprendizaje cooperativo. Después de participar en una actividad cooperativa, los integrantes de un grupo deben quedar mejor preparados para realizar tareas similares por sí mismos

Existe un esquema para el aprendizaje en el aula. En primer lugar, los alumnos adquieren conocimientos y aprenden habilidades, estrategias o procedimientos en los grupos cooperativos. En segunda instancia, aplican los conocimientos o desempeñan las habilidades, las estrategias o los procedimientos individualmente, para demostrar su dominio personal de los materiales. Los alumnos aprenden juntos y luego se desempeñan solos.

La responsabilidad individual hace que los integrantes de un grupo sepan que no pueden escudarse en el trabajo de los demás. Cuando es difícil identificar los aportes individuales, cuando las contribuciones personales son innecesarias o superfluas y cuando los miembros de un grupo no son responsables del resultado grupal final, a veces se produce holgazaneo social o el intento de "viajar de polizón" (Harkins y Petty, 1982; Ingham, Levinger, Graves y Peckham, 1974; Kerr y Bruun, 1981; Latane, Williams y Harkins, 1979; Moede, 1927; Petty, Harkins, Williams y Latane, 1977; Williams, 1981; Williams, Harkins y Latane, 1981).

Algunas formas comunes de estructurar la responsabilidad individual son:
1. Formar grupos pequeños. Cuanto menos numeroso sea un grupo, mayor será la responsabilidad individual.
2. Tomar pruebas individuales.
3. Tomar evaluaciones orales al azar. Se pide a alumnos elegidos al azar que presenten ante el docente o ante toda la clase (en presencia del grupo) el trabajo hecho por el grupo.
4. Observar a cada grupo y registrar la frecuencia de participación de cada integrante.
5. Asignar a un alumno de cada grupo el papel de verificador. El verificador tiene la misión de pedir a sus compañeros que expliquen el razonamiento y las ideas subyacentes en las respuestas grupales.
6. Pedir a los alumnos que le enseñen a otro lo que han aprendido. Cuando todos los alumnos hacen esto, se lo denomina explicación simultánea.

En las situaciones cooperativas, los integrantes de un grupo comparten la responsabilidad por el resultado conjunto. Cada integrante del grupo tiene responsabilidad personal y debe aportar sus esfuerzos para alcanzar los objetivos grupales y ayudar a sus compañeros a que hagan lo mismo. Cuanto mayor sea la interdependencia positiva que se estructure en un grupo de aprendizaje cooperativo, más responsables se sentirán los alumnos personalmente por realizar sus aportes para alcanzar los objetivos grupales. La responsabilidad compartida agrega el concepto de deber a la motivación de cada uno: uno debe hacer su parte, contribuir. La responsabilidad compartida también hace que cada miembro del grupo sea personalmente responsable ante los demás. Los alumnos comprenden que si no hacen su parte del trabajo, los demás se sentirán desilusionados, heridos e irritados.
Última modificación: martes, 28 de enero de 2014, 14:50