Las fuerzas que obstaculizan el desempeño del grupo.

El desempeño y los grupos pequeños van de la mano. Aunque los grupos cooperativos superan el trabajo individual, no existe nada mágico en ellos. Hay ciertas condiciones en las cuales los grupos funcionan con eficacia y otras en las que funcionan mal las barreras potenciales para la eficacia grupal son (Johnson y F. Johnson, 1997):

1. Falta de madurez grupal. Los integrantes del grupo necesitan tiempo y experiencia en el trabajo conjunto para convertirse en un grupo eficaz. Los: grupos temporarios, ad hoc, no suelen alcanzar la madurez suficiente como para funcionar en plenitud.

2. Dar la respuesta dominante sin una actitud crítica. Una barrera fundamental para el razonamiento superior y la comprensión profunda es responder de manera acrítica a los problemas y las actividades académicos. En vez de hacer eso, los integrantes de un grupo deben generar respuestas potenciales y elegir la mejor.

3. Holgazaneo social-Ocultarse entre la multitud. Cuando un grupo trabaja en una tarea aditiva (el producto grupal se determina sumando los esfuerzos individuales de sus integrantes) y los miembros individuales pueden reducir su esfuerzo sin que los demás lo perciban, muchos tienden a trabajar menos. Este holgazaneo social ha sido puesto en evidencia en muchas actividades de naturaleza aditiva, como el juego de la "cinchada" y los aplausos y vítores colectivos.

4. Viajar de polizón-Conseguir algo por nada. En las actividades disyuntivas (si un integrante hace algo, todos reciben los beneficios), existe la posibilidad de "viajar de polizón". Cuando los integrantes de un grupo perciben que sus esfuerzos no son imprescindibles (ya que el éxito o el fracaso del grupo depende muy poco de su esfuerzo personal) y cuando sus esfuerzos son costosos, es probable que tiendan a esforzarse muy poco en beneficio del grupo.

5. Pérdida de motivación por percibir inequidad -No pasar por idiota. Cuando otros miembros del grupo holgazanean, los integrantes que trabajan más tienden a reducir sus esfuerzos para no pasar por estúpidos.

6. Pensamiento grupal. Los grupos pueden confiar excesivamente en su propia capacidad y resistir cualquier desafío o amenaza a su invulnerabilidad evitando los desacuerdos y buscando la concurrencia entre sus miembros.

7. Falta de heterogeneidad. Cuanto más homogéneo sea un grupo, menos aportará cada miembro a los recursos grupales. Los grupos necesitan desarrollar la combinación correcta de trabajo en la tarea y habilidades sociales necesarias para hacer el trabajo. La heterogeneidad asegura una amplia variedad de recursos disponibles para el trabajo grupal.

8. Falta de habilidades para el trabajo en equipo. Los grupos cuyos integrantes carecen de las habilidades interpersonales y en grupos pequeños necesarias para trabajar con eficacia con otros suelen desempeñarse en un nivel inferior al de sus integrantes de mayores aptitudes académicas.

9. Tamaño inadecuado de/grupo. Cuanto más numeroso sea un grupo, menor será la cantidad de integrantes que pueda participar, menor será la importancia que cada uno de sus integrantes dará a sus propios aportes, más habilidades para el trabajo en equipo serán necesarias y más compleja será la estructura del grupo.

No todos los grupos son eficaces. Casi todo el mundo ha integrado algún grupo en el que se perdía tiempo, se trabajaba mal y se obtenían productos de escasa calidad. Pero algunos grupos logran maravillas. Los docentes deben ser capaces de percibir las causas de la falta de eficiencia en un grupo y eliminarlas. Los factores perturbadores pueden eliminarse siguiendo los principios fundamentales de la cooperación.

Última modificación: jueves, 23 de enero de 2014, 14:29